Mangaka Junji Ito habla sobre su rol en el fallido Silent Hills

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Es muy probable que, a la gran mayoría, el nombre de Junji Ito sea desconocido. Para los amantes del manga de horror, no obstante, es toda una estrella, con obras tan personales como «Voces en la Oscuridad» o «Uzumaki».

Por eso, cuando hace unos años se develó que Konami lanzaría Silent Hills, nada menos que con la dirección de Hideo Kojima y el mexicano Guillermo del Toro, pero además con la asesoría de Junji Ito, el «hype» de los fanáticos aumentó por mil.

Lo que vino después, ya lo sabemos: Konami canceló el proyecto luego de terminar su relación con Kojima y mientras éste inició un camino propio, con Death Stranding en camino, el estudio se aferra a las máquinas de pachinko, a Yu-gi-oh! en móviles y al PES de turno.

La historia real detrás de Silent Hills quizás no la sabremos nunca, ya que los japoneses suelen ser muy herméticos, pero Junji Ito al menos dejó caer algunos datos durante su paso por el Festival de Comics de Toronto, en Canadá.

«A Hideo lo conozco hace 20 años y es como un hermano mayor para mí. Por eso, cuando me propuso colaborar en este proyecto, le advertí que no sabía nada de videojuegos, que nunca había jugado un Silent Hill y que no sabía si sería capaz de cumplir con las fechas límite», explicó el mangaka.

Pero, según Ito, Kojima «fue muy comprensivo y me dijo que todo iba a salir bien». Contó, incluso, que «fui a una reunión a su oficina en Konami, donde conocí a Del Toro. Él me abrazó, me dijo que era un fanático de los juegos y que quería uno basado en una sola ubicación, con el que pudieran mantener horrorizado a los jugadores en virtud de eso».

Por desgracia, el propio mangaka indicó que esa fue su última reunión con Silent Hills en mente y que recién se vino a enterar por las noticias de que el juego había sido cancelado.

Lo cierto es que, mientras más escuchamos, más enojo nos da el no haber podido disfrutar (o sufrir) con el renacer de una saga que, hoy en día, está enterrada… pero no olvidada.

OTROS ARTÍCULOS DEL BLOG

Deja un comentario