La historia del cartucho embrujado de Zelda

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter

OK /x/, necesito su ayuda con esto. Esto no es un copypaste y es una lectura bastante larga, pero creo que mi seguridad y bienestar pueden depender de esto. Está relacionado con un videojuego, específicamente con “Majora’s Mask”, y es la mierda más delirante que nunca me ha pasado en la vida.

Jedusable
Así empieza a narrarse el que sería uno de los creepypastas más conocido y terroríficos nacido en las entrañas de la web, bajo el nombre de The Haunted Cartridge (El Cartucho Embrujado).

La historia es narrada en carne propia por su protagonista de seudónimo Jadusable, un tipo aparentemente inteligente, ya que sabía que si quería hacer conocida tal historia de horror sólo hay un lugar en toda la red de redes igual o más horripilante que la misma historia… 4Chan.

Hace ya unos cuantos años, y si mis datos son correctos allá por el 2010, una persona bajo ese seudónimo comenzó a postear en el foro anteriormente mencionado lo que para él era una de las historias más espeluznantes que le habían ocurrido jamás.

Jadusable recibió de un amigo suyo una vieja Nintendo 64 con sólo un juego, Super Smash Bros (este sí es un amigo y todo lo demás son tonterías), así que decidió darse una vuelta por los mercadillos de la ciudad impulsado por esa mágica fuerza llamada nostalgia y así hacerse con algún juego para la consola.

Así fue que Jadusable se paseó por dichos lugares y pudo conseguir un Goldeneye y F-Zero de segunda mano… pero cuando ya se estaba yendo, algo le dio curiosidad. Al fondo de la calle, había un anciano de aspecto algo extraño que vendía mierdas de todo tipo. Llevado por un extraño instinto decidió echar un vistazo a lo que el señor tenía en venta, aunque había algo en él que no le hacía la menor gracia.

Con cierta incredulidad, nuestro amigo se dispone a preguntar si tiene de algún videojuego a la venta. El anciano se levanta y a la vez que le pide que lo espere. Luego de un rato inquietante, regresa con un típico cartucho gris de Nintendo 64 y cuya única distinción era el escrito con tinta permanente en el cual se leía “Majora”. Para su sorpresa, el hombre le regaló el cartucho.

Jadusable se fue corriendo a probarlo, no sin antes echar la vista atrás y ver cómo el anciano soltaba una sonrisa de lo más tétrica, mientras le despedía con un “Goodbye then” (o traducido “Pues entonces, adiós”). Esto es tal y como lo posteó Jadusable en 4Chan. Cuando llegó a casa, comprobó que el cartucho funcionara bien, cosa que así fue, pero enseguida le llamó la atención que el juego tenía una partida guardada con el nombre Ben.

¿Ben? O sea que el anciano quizás no dijo “Goodbye then” y quizás lo que gritó fue “Goodbye Ben”. Jadusable pensó que el pobre tipo ya no estaba muy cuerdo, y que simplemente le habría recordado o confundido con su nieto. Creó una nueva partida bajo el nombre Link y se puso manos a la obra.

Lo inquietante comenzó cuando todos los personajes del juego empezaron a llamarle Ben, en lugar de Link. Pensó en un glitch o un bug y decidió borrar la partida llamada Ben. Y tuvo éxito, porque los personajes dejaron de decirle Ben. De hecho, dejaron de llamarle de cualquier manera y no volvieron a pronunciar su nombre.

A partir de aquí es que todo se fue a la reverenda mierda con el juego.

LA MALDICIÓN DE BEN

Multitud de cosas raras comenzaron a ocurrir: la música sonaba al revés, había textos indescifrables e incluso lugares como Ciudad Reloj, un lugar rebosante de gente, estaba ahora totalmente desierto. Es probable que fuera algo así como jugar P.T., pero como si se tratase de un juego de lanzamiento de los de hoy, o sea, repleto de bugs. Imaginen un juego que de por sí es inquietante, pero con bugs de los vistos en Fallout 76.

Jadusable contaría que pocas veces había tenido un sentimiento de soledad tan profundo como el que sintió al pasear por el pueblo abandonado. La cosa no mejoró, con la risa distorsionada del vendedor de máscaras acechando y continuos mensajes crípticos. Y, lo que es peor, el juego prácticamente tomaba el control (¡scripts por todas partes!).

Cualquier persona con dos dedos de frente ya habría dejado el juego por imposible, pero Jadusabel no. Pensó que llegar al fondo de la cuestión no supondría ningún problema mayor. Siguió jugando, pese a que el nombre de la partida cambiaba a su antojo, así como los escenarios por donde pasaba. Incluso, trató de contactar al anciano que le vendió el juego, cosa que evidentemente no logró.

Y es que una fuerza irreprimible le obligaba a continuar jugando y Jadusable cada vez estaba más metido en el mundo, pese a que éste cambiaba sus partidas salvadas haciéndole ir por zonas donde no quería. Pero el punto de inflexión vino cuando una cierta estatua empezó a perseguir a Jadusable por todo el juego. En cada giro, en cada esquina, ahí estaba la inquietante figura con su sonrisa escalofriante.

Después de otros tantos hechos inexplicables, el muchacho llegó a la conclusión de que la estatua era Ben, un chico que murió ahogado y que de cierta manera aún existía en el cartucho. En los siguientes días, Ben incluso se habría comunicado con Jadusable a través de su ordenador, lo que hizo la vida de éste último realmente imposible, al menos hasta su desaparición.

Me gustaría que la leyenda hubiese terminado aquí, con la desaparición de Jadusable y con ese cartucho perdido en cualquier otro mercado.

Pero pronto todo internet se llenó de videos de Ben, del cartucho, de la estatua y de las andanzas de éstos por los mundos de Link. Incluso, llegó a crearse una precuela. La misma plataforma que le dio popularidad, términó matando su mítica.

Al cabo de un tiempo, el propio Jadusable posteó en los foros de 4Chan que todo había sido invención suya (el post originales y los posteriores ya no existen). Aunque claro, nadie asegura que no fuese Ben, controlando el PC de Jadusable.

Entonces, ¿cuál era la idea de publicar esta historia, si la terminó quemando él mismo?

Que puede que no llegue a ser verdadera, pero los sentimientos de inquietud y espanto que provocó leerla a medida que se iba viendo el material de los gameplay publicados por Jadusable ya es digno de elogio y lo convierten en uno de los mejores relatos de terror alguna vez publicados y con un videojuego como protagonista…

OTROS ARTÍCULOS DEL BLOG

Deja un comentario